En verdad, era el Hijo de Dios

MC 15:39: Y el centurión que estaba delante de él, al ver que, después de clamar así, había expirado, dijo: ¡Verdaderamente este hombre era el Hijo de Dios!

En verdad, era el hijo de Dios“, este es el título que ha recibido la nueva marcha del compositor sevillano Miguel Ángel Font Morgado. Un encargo que recibió tras la pasada Semana Santa y en el que a día de hoy nuestra agrupación se encuentra inmersa en su montaje. La marcha, como ya se dió a conocer meses anteriores, está dedicada al Stmo. Cristo de la Yedra, imagen que acompañamos cada mañana del Viernes Santo Montillano.

Font ha querido transmitir a través de su nueva obra todo lo que la imagen del Stmo. Cristo de la Yedra transmite, su vinculación con San Juan de Ávila y con el pueblo de Montilla.

Foto: A. Arrebola

Descripción de la obra

Comienza el tema con la triste muerte de Jesucristo crucificado, momentos después de ser traspasado su costado con una lanza por Longino de Cesarea, se viven instantes de dolor, injusticia, impotencia…Llega el momento en el que la palabra de Dios se manifiesta y el cielo truena con un motivo claramente identificado, estos motivos se van repitiendo como si de un diálogo se tratase. Son las palabras de San Juan de Ávila ante el señor crucificado tal y como cuenta la leyenda. Una conversación que va calmándose y retardando el paso de los años hasta nuestros días. El escenario que hace de Gólgota ante el paso de misterio del Stmo. Cristo de la Yedra en la ciudad cordobesa de Montilla es la Plaza de San Agustín, dónde el dolor y el llanto de una madre se vuelve flamenco, entre el más puro respeto y silencio que aparece en forma de tiento y soleá.

Óyense los timbales centuriones que se aproximan, y el lamento andaluz de la escena comienza a describirse con sones característicos de la Andalucía más solemne y arraigada a sus tradiciones. A continuación, en forma de solo de trompeta, la virgen de los Dolores no puede expresar más que su nombre hecho cante , hecho soleá. Su pueblo, que a continuación la consuela y la acompaña, cada siendo más numeroso y multitudinario, y entre el consuelo de todos los cofrades aparece de nuevo su voz hecho quejío, clamando piedad para todos los cristianos.

Como muestra gloriosa, en la siguiente sección contrasta el mensaje de salvación de todos los cristianos con la muerte de Cristo. El poder de su muerte para darnos nuestra vida. Finalizando ese último periodo musical con el motivo principal (A) del mensaje de Dios a San Juan de Ávila, mensaje que el pueblo hace suyo con la alegría de su música y predica cada primavera con su particular y gloriosa “Semana Santa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *